Páginas vistas en total

miércoles, 12 de octubre de 2011

-.-

Y es que estoy y soy, y fallo y gano, y siento y quiero, vivo al fin y al cabo. No hay motivos, ni razones, no hay mucho de lo que hablar si vives en silencio, tan sólo estoy por estar, porque mis padres lo decidieron, no intento mejorar, tan sólo seguir estando en pie, no niego haber caído, pero esas cosas no las recuerdo. No sé vivir, tal vez porque la vida no viene con instrucciones, pero si con normas, normas que formamos a partir de que tenemos conciencia, como: sonreír. Sonreír es una norma, una norma que se intenta seguir, es cierto, nadie quiere fallar, todos queremos ser don/doña sonrisa perfecta, todos vivimos con una sonrisa por delante, pero hay veces en los que todos perdemos sin querer o queriendo, y es algo natural cuando la vida te golpea dejar de sonreír. No entiendo que motivos empuja a la falsedad, no lo entiendo, sinceramente, hay sonrisas falsas, lágrimas falsas, miradas falsas, amigos/as falsos/as, vivimos en un mundo falso, mentiroso, engañoso y cruel, y aun así nos creemos mentiras de lo más absurdas, sueños de lo más patéticos, promesas de lo más fingidas... y es que aprende a llevar tu vida, y aunque no controles cada paso, aprende a ser sincera con tus sueños, y objetivos, a vivir a tu manera, a marcar tus propias normas, a sincerarte con las mayores mentiras, a vivir, a ser, a estar y venir, a sentir, porque hoy, por hoy, vivimos todos bajo el mismo cielo, pero no bajo la misma falsa sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario