Páginas vistas en total

domingo, 21 de octubre de 2012

Yo tampoco se vivir, estoy improvisando.

A medida que creces, aprendes que no hay monstruos en el armario y que los Reyes Magos no te vigilan para ver todo lo malo que haces, que los malos no son tan malos y los buenos no son tan buenos. Aprendes que no existen príncipes azules, que todos los tíos son unos cabrones y los que van de perfectos, tan solo son cabrones disfrazados. Creerme, he aprendido que los conciertos están para dejarse los pies y la voz, que los besos a escondidas saben mejor, que un baño de agua fría a veces sienta tan bien como uno de agua caliente, que el mundo está plagado de personas geniales y a la vez, también hay personas que no merecen ni ser llamadas personas. También sé que hay personas que ya ni te saludan después haber estado infinitas noches, hasta las tantas de la madrugada, hablando de estupideces, que todo el mundo tiene en su Tuenti/Facebook gente que le cae mal pero que no le borra solo para cotillear su vida, que el maquillaje muchas veces hace milagros y que el amor se divide en fases (me gusta, me encanta, le quiero, le amo, le odio, que se muera, indiferencia y olvido). Sé que los tacones a las seis de la mañana en una fiesta ya no están en los pies, que las medias se rompen muy fácilmente y que el pintalabios rojo no se quita de las camisas blancas. Que decir "es una larga historia" es sinónimo de "no me apetece una mierda contarla", que hay canciones que te recuerdan justo eso que intentas olvidar, que algunas amistades no son de las verdaderas (un besito para tu novio, "amiga"), pero sobre todo, lo más importante que he aprendido es que sé que cuando una chica te dice "no te preocupes, estoy bien", en realidad no lo está. ¡Abrázala imbécil!

Al final del día, todo lo que realmente queremos es estar junto a alguien. Así que, eso de que todos intentamos mantener las distancias, en realidad es pura mierda. Elegimos la gente que queremos tener cerca y, una vez elegidos, tendemos a mantenernos cerca aunque les hagamos daño. La gente que finaliza el día a tu lado, esos son los que merece la pena, y a veces cerca puede ser demasiado cerca, pero otras veces, esa invasión del espacio personal puede ser exactamente lo que necesites. Un día pensé que no había momentos perfectos, y hace unos días descubrí que me equivoqué, que sí existen los momentos perfectos, sólo hay que saber buscarlos, saber quitar importancia a los errores, a esos pequeños detalles.

Alguien dijo alguna vez:

Que nuestras huellas dactilares no se borran de las vidas que tocamos. ¿Sabes? Yo soy de esas que siempre han dicho que no estamos locos, que sabemos lo que queremos. Que hoy daría el mundo por ti y mañana ni me acuerdo. Que ojalá no te hubiera conocido nunca, aunque sabes que es la mentira más grande que puedo decir; que ahora blanco y luego negro, pero el gris no está nada mal. Que te quiero pero te odio, y que no sé pensar sin recordarte, no sé. Yo a veces no reacciono, tú eres el que se debería dejar llevar. Dejarse llevar e ir a por aquello que te hace feliz. Que el tiempo corre demasiado deprisa, y lo único que no te va a gustar de la vida es que te va a parecer demasiado corta. Estás aquí para ser feliz, ¿me entiendes? Pues nada más que decir.


~ ~ ~ ~ ~

Sentada aquí pensando, algún día ya no tendré que ir más al instituto, algún día no podré hablarle a mis amigos todos los días, algún día todos creceremos y nos olvidaremos de la mitad de la gente con la que pasamos los primeros 18 años de nuestras vidas, algún día alguna gente se mudará lejos, algún día yo y mi mejor amigo no nos hablaremos todos los días como lo hacemos. Algún día nuestros amores no estarán cerca. Algún día probablemente no le hablaré ni a la mitad de mis amigos más cercanos que tenía en la escuela, algún día la vida ya no sera fácil, algún día todas mis bandas favoritas y músicos no seguirán haciendo música, algún día todas las cosas que me hacían felices cuando era joven no existirán mas, algún día mis padres ya no estarán, algún día me olvidaré de los mejores momentos que pasé con mis amigos, algún día seré muy vieja para hacer las cosas que amaba hacer, algún día la vida cambiará. Dije que quería crecer muchas veces. Algún día me voy a arrepentir de querer crecer tan rápido. Algún día la vida no será la misma.

¿A dónde fueron los superhéroes?

A ningún lado. Ven, te los enseñaré.
Asómate a la ventana. ¿Ves esas miles de personas que corretean de aquí para allá? Tú, ves personas. Yo, veo héroes. Porque cada uno de ellos lleva un poder dentro. No, es cierto; no visten con los calzoncillos encima de los pantalones, ni tienen una súper capa. No tienen un signo, o un emblema. Ni siquiera pueden volar. Pero los verdaderos superhéroes tienen poderes mejores que esos. Algunos saben escuchar, otros aconsejar, unos pocos actuar bien en momentos difíciles, y otros muchos sonreír a pesar de los problemas. De hecho, si que se disfrazan. Usan las sonrisas como máscara, y las lágrimas como su salvación. Están entre nosotros, esperando el momento de que alguien caiga, para ayudarles a levantar.En el fondo, todos somos iguales. Superhéroes que salvan vidas, a base de sonrisas. Superhéroes que, nos guste o no, también necesitan ayuda.

viernes, 13 de abril de 2012

Aprendí que quién no te busca, no te extraña, y quién no te extraña, no te quiere. Que el destino determina quién entra en tu vida, pero tu decides quién se queda. Que la verdad duele una sola vez, y la mentira cada vez que nos acordamos. Hay tres cosas en la vida que se van y no regresan jamás: las palabras, el tiempo, y las oportunidades. Por eso,valora a quien te valora, y no trates como prioridad a quién te trata como opción.

Te quiero...

Sí, puede que tal vez me haya cansado. Quizás me haya cansado de desilusiones, quizás de soñar despierta o de mirar el móvil cinco veces cada vez que me despierto en mitad de la noche. Y quizás también me haya cansado de esconder mis sentimientos, de fingir que todo me da igual, de hacer como que no te he visto cuando pasas a mi lado. Cansada de ver películas de amor con final feliz, y de preguntarme por qué yo todavía no he tenido ningún final así. Cansada de odiarme a mí misma por no ser capaz de odiarte, de tumbarme en la cama en plena tarde de domingo mientras ahí fuera pasa la vida. Ya no recuerdo por qué llegue a estar así, por qué me ilusioné tantas veces, por qué no fui capaz de decirte aquel día que me pasaría la vida sentada a tu lado tan sólo para oírte respirar.
Que solamente es necesario una mirada para hablar en silencio.
Tengo el vicio de hacer todo de golpe, de que me de igual lo que pase luego. El vicio de reírme sola como una loca mientras recuerdo tonterías. El de caminar sonriendo, sobre todo después de ver a alguien especial. El vicio de no parar hasta caerme, o hasta que consigan pararme. De escuchar la misma canción muchas veces, hasta odiarla. El vicio de hacer lo posible para sentirme mejor. El vicio de gastarme el dinero en cosas sin sentido o que nunca usaré.. El vicio de soplar al aire cuando hace frío. El de dormir y soñar rarezas, soy capaz de inventar otro mundo. El vicio de ver las cosas faciles dificiles, que acabo creyendome que son dificiles, una y otra vez.El vicio de fijar la mirada en la nada y olvidarme momentaneamente del mundo. De sentarme atrás en el coche e imaginarme que conduzco yo. Tengo el vicio de salir a la calle y mirar todo de una manera rara, de hacer encuadres como si fuera a fotografiarlo todo.El vicio de remar tan fuerte tan fuerte que me de miedo abrir los ojos. Tengo el vicio de siempre creer que no me van a fallar. Y el de empezar las cosas por su final.
Te das cuenta de que la vida se basa en los pequeños detalles. Te basta una canción y mirar alrededor. Y piensas, aprender es fácil si nos lo proponemos, reír sube nuestra autoestima, que estar llorando por algo o alguien no vale la pena porque al final te darás cuenta que tus lágrimas no valieron la pena. Te das cuenta que los amigos te pueden decepcionar, hacer daño pero que los verdaderos solo buscan tu felicidad, sin envidias, sin rencor... Y que el amor nos tiene que encontrar, no tenemos que ir buscándolo como desesperados, él llega a nosotros. A veces hay relaciones que no funcionan y cuando terminan lo único que se te ocurre es hundirte, y cualquier día, así de repente, aparece alguien que te dice que te quiere y te adentras en otra relación. Que los segundos pasan volando, pero que aun así hay que disfrutarlos, porque el tiempo es realmente valioso. Que las miradas hablan lo que calla el corazón y que la familia son las únicas personas que jamás te dejarían abandonada. ¿Y por qué no vas a sonreír? Si la vida está para vivirla, a pesar de los malos momentos...
Cuando tenia cinco años mi madre me dijo que la felicidad era la clave para la vida. Cuando fui al colegio me preguntaron qué queria ser de mayor y escribí: Feliz. Me dijeron que no entendia la pregunta y les dije que eran ellos los que no entendian la vida..
Perdona mis silencios, perdona que a veces no sepa que decir, perdona que te extrañe a cada hora, a cada segundo, a cada minuto. Perdona si a veces soy fría, perdona si me refugio en los demás, perdona todas las tonterías que he dicho. Perdona que odie tanto esto, que odie la distancia, que cada día que paso lejos de ti me hace odiarla aún más... Perdoname a mí misma por amarte tanto.

sábado, 17 de marzo de 2012

Aprendí que quién no te busca, no te extraña, y quién no te extraña, no te quiere. Que el destino determina quién entra en tu vida, pero tu decides quién se queda. Que la verdad duele una sola vez, y la mentira cada vez que nos acordamos. Hay tres cosas en la vida que se van y no regresan jamás: las palabras, el tiempo, y las oportunidades. Por eso,valora a quien te valora, y no trates como prioridad a quién te trata como opción.
Sí, puede que tal vez me haya cansado. Quizás me haya cansado de desilusiones, quizás de soñar despierta o de mirar el móvil cinco veces cada vez que me despierto en mitad de la noche. Y quizás también me haya cansado de esconder mis sentimientos, de fingir que todo me da igual, de hacer como que no te he visto cuando pasas a mi lado. Cansada de ver películas de amor con final feliz, y de preguntarme por qué yo todavía no he tenido ningún final así. Cansada de odiarme a mí misma por no ser capaz de odiarte, de tumbarme en la cama en plena tarde de domingo mientras ahí fuera pasa la vida. Ya no recuerdo por qué llegue a estar así, por qué me ilusioné tantas veces, por qué no fui capaz de decirte aquel día que me pasaría la vida sentada a tu lado tan sólo para oírte respirar.
Que solamente es necesario una mirada para hablar en silencio.
Jamas rechaces un beso, porque puede ser el ultimo que recibas. Jamas aceptes un no por respuesta, porque puede ser la ultima vez que hagas esa pregunta. Jamas desprecies a alguien, porque el día de mañana puede ser la persona a la que necesitas. Jamas digas que no puedes, cuando solo lo as intentado unas mil veces, se fuerte e inténtalo unas mil y una. Jamas pidas ayuda, porque la gente que te quiere, aparecerá sin llamarla. Jamas te rindas ante un problema, porque alfin y alcavo, todo tiene solucion. Jamas pienses que tu vida es una mierda, porque por el mundo, ahi gente que lo pasa peor. Jamas digas que estas sufriendo por algo, y no sea por amor. Jamas, absolutamente jamas de los jamases, te enamores, porque ahi será cuando empieces a sufrir de verdad.
Una sorpresa, un regalo, unas palabras bonitas, una mirada...pequeños detalles que nos hacen sonreír. Pero cuando pasa el momento la cabeza vuelve a nublar nuestros pensamientos con problemas. Automáticamente el cerebro se pone a buscar una solución, a lamentarse, a entristecerse. Porque nos empeñamos en no ser felices. Sin remediarlo siempre pensamos en negativo. Los momentos bonitos desaparecen pronto y acaban almacenados de cualquier manera en nuestra mente. Sí, somos masoquistas. Pero supongo que es otro fallo más del ser humano. No todo puede ser perfecto.
Pero yo he encontrado la solución perfecta. Huir. Correr muy deprisa, ganarle la carrera a los problemas. No importa que problema sea ni lo grande que pueda llegar a ser. Vamos a vivir el momento. Voy a sacar de ese baúl polvoriento de mi cabeza uno a uno esos mágicos momentos que me han regalado. Voy a vivirlos todos otra vez. Ahora son mis píes los que mandan. Corren y corren deprisa. Reviviendo todos esos grandes recuerdos. Tengo los ojos entreabiertos, cientos de caras conocidas reaparecen por mi mente al a velocidad de un rayo. Sonrío y abro energéticamente los brazos hacía fuera. El aire me despeina y hace que en mis mejillas haya un ligero toque de color. No quiero parar, no quiero dejar de recordar. Sólo quiero seguir sonriendo. Feliz. Como todos deberíamos ser. Y, tal vez, con más frecuencia.

Como dijo un genio...

...esta vida es un sueño.¿Así que a qué esperas para vivirla?No te preocupes si el chico que te gusta no siente lo mismo por tí,simplemente es que no sabe valorarte;pasa de él.No te preocupes si una amiga te falla,eso querrá decir que no lo era realmente;pasa de ella.No te preocupes si has tenido un mal día,recuerda que te quedan miles de ellos para hacerlos perfectos.No te preocupes si alguien te miente,eso querrá decir que quieren hacerte daño;pasa de ese alguien.No te preocupes si te sientes sola,recuerda que nosotros somos nuestros mejores amigos,que somos los únicos que nos querremos toda la vida y que somos los únicos que no seremos falsos con nosotros mismos.

viernes, 2 de marzo de 2012

Y por muy extraño que parezca, por mucho que cueste creerlo a veces, un día aparece esa persona. Esa persona que te coje de la cintura por detrás, que te susurra que te quiere, que sonrie cuando tu sonries, que hace que cada caricia te ponga los pelos de punta, que se ria de tu risa, que te diga que eres boba, pero que luego lo arregle con un beso. Que te mire de esa manera...que asusta. Que produzca ese nudo en la garganta. No, no estamos hablando de personas perfectas, dejemos eso para las peliculas. Yo me refiero a cuando encuentras a alguien, que lo sientes, que verdaderamente le importas. Que te agarre fuerte de la mano y que lo único que te salga pensar sea "ojalá no me suelte nunca".Pero aveces eso se destruye,los caminos se separan y quien sabe,tal vez se vuelvan a encontrar aunque tal vez,ya sea demasiado tarde.
Tardo mucho en arréglame, odio los problemas y a las zorras sin razón, estudio poco y vagueo a todas horas, aprendo poco en la escuela y mucho en la calle. Canto cuando quiero, cuando estoy triste para alegrarme, cuando te vas para consolarme. Voy al cine una vez al año, adoro la comida basura, me encanta que un tío me deje sin respiración y no soporto que jueguen conmigo. Que me dejen con ganas de más para mi es pecado, quien no adore mi personalidad es porque es poco original. Quien se pierda conmigo una noche despierta por la mañana con ganas de mas,quien me guarde su secreto puede estar en paz, soy una tumba, quien me enseñe a no decir palabrotas es un genio, quien me diga que he perdido no tiene ni idea de lo que soy capaz de hacer.
Ni calmas , ni miedo, ni lágrimas, que el llorar sirve de poco, y el gritar para quedarte afónica. El reír para arrugarte, y el soñar para flipar. El comer para engordar y el beber para olvidar. Las fotos están para borrarlas, y los recuerdos para hacer daño, las canciones para cantar y el cantar para que llueva. La lluvia para encerrarte y para encerrarte mucha paciencia, la paciencia para el estudio y del estudio para llegar a lo más alto… ¿Y de allí? a lo más bajo. Jamás y te digo ya, que jamás tendrás lo que quieres, porque si lo quieres es, porque no lo tienes, y si no lo tienes es porque ya lo has tenido. Porque si lo has tenido te importaba y si te importaba lo has perdido, porque lo dices en pasado;y que lo sepas,algún día alguien podrá conmigo,no serás tu,ni tampoco hoy.
Por todas las historias que se repiten, por la mala memoria, por las gilipolleces cometidas, por los besos robados, por las miradas perdidas, por los te quiero encontrados, por los minutos perdidos, y el tiempo regalado, por el dolor, el resentimiento, por la mala conciencia, por las buenas intenciones, por las mentiras con una pequeña parte de verdad, o las verdades que no llegan a serlo del todo, por las nubes que habrá toda la vida, por la felicidad de saber querer a alguien, por no saber querer e intentarlo con todas tus fuerzas, por no llorar cuando no se debe, por sonreír hasta cuando duele, porque hay cosas que nada las cambia.

domingo, 26 de febrero de 2012

Look*

Bienvenidos al espectáculo. Damas y capullos cierren los oídos y tápense los ojos. Todo esto va como una cosa loca, sin control. Dicen que en este tablero hay una serie de reglas, pero yo veo que las fichas se mueven como les da la gana. Toda acción tenia una repercusión. Y, no. Esa no es la realidad. La realidad es saber que las normas no existen. Que alguien porque se esfuerce no siempre va a tener su beneficio. Que una persona buena no le van a tener que pasar cosas buenas por obligación, y viceversa. Que no te confundas compañera, que aquí todo vale. No salves el culo de alguien, porque seguramente los demás nunca salven el tuyo; y si lo encuentras no lo dejes escapar, aunque va a ser difícil. Vivimos en un mundo en el que las personas solo piensan en ellos mismos y después, en ellos, y más tarde en ellos otra vez; y si luego les da por ahí, pueden que se preocupen del perro de la vecina.Porque amor, las reglas no están escritas, pero tú, puedes cambiarlas.Porque, que si aquí nada es justo, yo seré injusta. Si son unos cabrones, a mi a eso nadie me gana. Si quieren que juguemos, jugaremos, con las mismas cartas

sábado, 11 de febrero de 2012

Lo que intento decirte es que entiendo lo que es sentirse el ser más pequeño, insignificante y patético de la humanidad y lo que es sentir dolor en partes del cuerpo que ni siquiera sabías que tenías. Y da igual cuantas veces te cambies de peinado, o a cuantos gimnasios te apuntes, o cuantas latas de Coca-cola te tomes, porque sigues acostándote todas las noches repasando todos los detalles y miradas que te dio. Y cómo coño en ese breve instante puedes pensar que eres tan feliz. A veces incluso logras convencerte de que ahora mismo se presentará en tu puerta. Y después de todo eso sólo le ves una pega a todas las tías extraterrestres, por llamarlas así, que han pasado por su vida, que no tienen espacio suficiente para recorrer con su nave, ni meses, ni años, ni lustros, ni décadas, ni siglos, incluso milenios para quererle un pedazito de todo lo que le quieres tú.
Ódiame. Hazlo de la manera que te apetezca, de la manera que quieras, que desees. Al fin y al cabo, sé, bueno, más bien, sabemos, que acabaremos arrodillados el uno frente al otro. El motivo por el que no ha pasado aún es porque nunca hemos estado solos, siempre nos odiamos en público. Qué cobardes… Estamos esperando ese maldito momento en el que nos encontramos y no tenemos más remedio que reflejar la verdad; que mirarnos a los ojos y ver que brillan más que la luz de la luna; que abrazarnos y sentir que nuestros corazones van al mismo ritmo, a mil por hora; que nos besamos y no sabemos muy bien como hacerlo, porque hasta este momento no hemos sido compatibles, hemos sido como dos polos opuestos que no eran. Vamos, no seas cobarde, quiéreme, o limítate a confesarme que me quieres en silencio, como yo
Reconozco que a veces soy la más idiota del mundo, una de las más bordes. Un día me verás de tan mala leche que te entrarán ganas de pegarme dos ostias y otro me verás dando saltos de alegría sin razón. Tengo mi habitación realmente desordenada, no soy muy constante en cuanto a mis trabajos, tampoco la más responsable. No me suelo enfadar, y si lo hago, tengo mucha facilidad para perdonar. Soy cabezota, muy cabezota, por no decir la que más; impaciente e impulsiva. Cuando quiero algo, hasta que no lo consigo, no paro. Aunque me lleve la misma vida. Soy así. No soy la más bonita, ni detallista. Soy demasiado atrevida en la situaciones equivocadas, en las que no, y siempre. Tengo millones de defectos y pocas virtudes, la verdad. Ahora, sé muy bien lo que es querer y valorar a una persona y en eso, soy una de las mejores.
Al final del día, todo lo que realmente queremos es estar junto a alguien. Así que, eso de que todos intentamos mantener las distancias, en realidad es pura mierda. Elegimos la gente que queremos tener cerca y, una vez elegidos, tendemos a mantenernos cerca aunque les hagamos daño. La gente que finaliza el día a tu lado, esos son los que merece la pena, y a veces cerca puede ser demasiado cerca, pero otras veces, esa invasión del espacio personal puede ser exactamente lo que necesites. Un día pensé que no había momentos perfectos, y hace unos días descubrí que me equivoqué, que sí existen los momentos perfectos, sólo hay que saber buscarlos, saber quitar importancia a los errores, a esos pequeños detalles
Y sí, me pueden las ganas, los besos, los labios, el lunar de tu cara, no sé. La forma en la que me miras, en la que me tocas o el ruidito que producen tus labios cuando me das un beso. Tus comentarios indecentes, la forma de interrumpir, de ponerme nerviosa, la tontería que tienes encima, el que te estoy ganando, tus mensajes, la forma maligna de la que te ríes de mí o tus manos alrededor de mi cintura, no sé. Solo sé que me sé esa película de principio a final, que tengo pensado gastarte la próxima vez que estemos frente a frente, tengo pensado dejarte marca, más honda que las anteriores veces. Mira, escucha, que te echo de menos, no te imaginas cuánto. Te amo, te amo, te amo y millones de veces te amo. Muy por encima de la gente, muy por encima de todo. ¿Está claro, no?

domingo, 5 de febrero de 2012

Al principio saltan chispas, una vez que esa luz se enciende comienzas a soñar, lo ves todo al revés, confundes la realidad de tal manera, que cuando de repente se apaga, te derrumbas. Y es que en la vida no se pueden esperar momentos buenos, ni malos. La vida cambia. Un día te despiertas tocando las nubes y otro te acuestas tirada en el suelo con mil heridas que no tienen cura, un millón de preguntas que no tendrán respuestas y un billón de respuestas de las que nunca te has planteado la pregunta. Sólo espera, ten paciencia. Porque el tiempo te dará la respuesta. Porque el tiempo va cambiando, pero la gente también. Porque aún queda un camino en la vida que debes escoger

Supervivencia.

Porque nadie puede saber por ti. Nadie puede crecer por ti. Nadie puede buscar por ti. Nadie puede hacer por ti lo que tú mismo debes hacer. La existencia no admite representantes

viernes, 27 de enero de 2012

Él no es perfecto. Tú tampoco lo eres. Y vosotros dos nunca seréis perfectos, pero si él puede hacerte reír al menos una vez, te hace pensar dos veces, y si él admite ser humano y cometer errores, no lo dejes ir y dale lo mejor de ti.
Él no va a recitarte poesía, él no estará pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de él que sabe que podrías romper.
No lo lastimes, no lo cambies, y no esperes más de él de lo que puede darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enfadar y extráñalo cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen los chicos perfectos, pero siempre habrá un chico que es perfecto para ti.
Tú no me necesitas. Tú necesitas tus porros, tu orgullo y tus conquistas para ganar autoestima. Tú quieres una chica que sólo haga lo que le pidas, no buscas amor y mucho menos enamorarte. Tú piensas que la vida no necesita sentimientos, que se trata de sobrevivir sin ellos. Tú adoras que te besen el cuello y te acaricien el pelo, pero eso sólo lo sé yo, porque no tengo ese orgullo, ni fumo, ni te beso los pies; porque para mí el amor es el noventa por ciento del vivir y el otro diez por ciento es relleno. Te encanta que te mire disimuladamente mientras tú te muerdes la lengua para no decir nada, pero de eso sólo se dará cuenta quien llegue a quererte. El problema es que no te dejas, y a mí… a mí ya no me quedan ni ganas ni tiempo para llegar a ti.
Quizás no sea la persona con la que sueñas. Tal vez haya otras mejores que yo, tal vez no soy yo quien te hace más feliz. Tal vez te suene atrevido, tal vez en este momento estés esperando por alguien que yo nunca podría ser… Todo queda en un “tal vez”, pero ¿qué más da? Si yo me he perdido en tu mirada… ¿Qué más da si esto suena ridículo? Me he propuesto conquistarte, quiero mostrarte que también suceden cosas buenas en nuestra realidad. Déjame hacerte feliz. Entra en mi vida… te abro la puerta.

sábado, 21 de enero de 2012

La mayoría no saben nada de las heridas, y la mitad no saben acabar de lamer con el suficiente tacto para que se cierren definitivamente. ¿Por qué debería de importarme?Claro que he amado más de 365 días, y no me he podido quitar a alguien de la cabeza, ni he podido comer, ni dormir, y he salido sólo para sentirme menos inútil. Yo a eso le llamo sentir, sentir al límite de cada exceso. Yo no odio a los hombres, tampoco a las mujeres; yo simplemente pertenezco a un colectivo que dista de la única diferencia que tiene esta sociedad entre los géneros. Nosotras putas y ellos unos cabronazos. Como si eso hubiese que asumirlo sin levantar la cabeza, sin replicar. No me da la gana asumir ciertas cosas, sólo porque la muchedumbre esté acostumbrada a eso. No soy de amigos de toda la vida, ni de echar de menos mi casa, ni mi habitación. Si estoy con él, me da igual que no lo entiendan. Por lo demás, no necesito a nadie que me diga lo guapa que estoy cuando llevo tres días sin dormir, ni necesito pensar siempre en el futuro. Me aterra ese tipo de rutina. Adoro la fugacidad del momento. Y si tengo que volver a caer cien veces más porque me agobio tanto pensándolo que necesito huir, lo haré, caeré, y estallaré. Pero siempre volveré arriba. A reinventarme para poder volver a empezar, engañándome o no. A excitarme con todas las pequeñas cosas que hacen que la vida cobre sentido.
Y es que no habrá un paraíso para cuando partamos. Y es que no habrá cielo ni infierno para nosotros. ¿Qué nos deparará? Si siempre estamos desesperados por encontrar la felicidad. Cuando tan sólo necesitamos mirar dentro de nosotros y sentir nuestro alma. Yo pienso que la vida es un cuento, que cuando llegas al final, una versión cinematográfica saldrá para volver a empezar.

-.

Alguien dijo alguna vez, que nuestras huellas dactilares no se borran de las vidas que tocamos. ¿Sabes? Yo soy de esas que siempre han dicho que no estamos locos, que sabemos lo que queremos. Que hoy daría el mundo por ti y mañana ni me acuerdo. Que ojalá no te hubiera conocido nunca, aunque sabes que es la mentira más grande que puedo decir; que ahora blanco y luego negro, pero el gris no está nada mal. Que te quiero pero te odio, y que no sé pensar sin recordarte, no sé. Yo a veces no reacciono, tú eres el que se debería dejar llevar. Dejarse llevar e ir a por aquello que te hace feliz. Que el tiempo corre demasiado deprisa, y lo único que no te va a gustar de la vida es que te va a parecer demasiado corta. Estás aquí para ser feliz, ¿me entiendes?
Pues nada más que decir.

-

Una sorpresa, un regalo, unas palabras bonitas, una mirada...pequeños detalles que nos hacen sonreír. Pero cuando pasa el momento la cabeza vuelve a nublar nuestros pensamientos con problemas. Automáticamente el cerebro se pone a buscar una solución, a lamentarse, a entristecerse. Porque nos empeñamos en no ser felices. Sin remediarlo siempre pensamos en negativo. Los momentos bonitos desaparecen pronto y acaban almacenados de cualquier manera en nuestra mente. Sí, somos masoquistas. Pero supongo que es otro fallo más del ser humano. No todo puede ser perfecto.
Pero yo he encontrado la solución perfecta. Huir. Correr muy deprisa, ganarle la carrera a los problemas. No importa que problema sea ni lo grande que pueda llegar a ser. Vamos a vivir el momento. Voy a sacar de ese baúl polvoriento de mi cabeza uno a uno esos mágicos momentos que me han regalado. Voy a vivirlos todos otra vez. Ahora son mis píes los que mandan. Corren y corren deprisa. Reviviendo todos esos grandes recuerdos. Tengo los ojos entreabiertos, cientos de caras conocidas reaparecen por mi mente al a velocidad de un rayo. Sonrío y abro energéticamente los brazos hacía fuera. El aire me despeina y hace que en mis mejillas haya un ligero toque de color. No quiero parar, no quiero dejar de recordar. Sólo quiero seguir sonriendo. Feliz. Como todos deberíamos ser. Y, tal vez, con más frecuencia.
Por eso no me gusta hablar de amores imposibles, sino de amores improbables, porque lo improbable es por definición probable lo que es casi seguro que pase es que pueda pasar. Mientras haya una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase, MERECE LA PENA INTENTARLO.

sábado, 14 de enero de 2012

Salir, beber el royo de siempre.

Como el último sorbo de una copa, la última calada de un cigarro, o la última gota que cae en una tormenta. Efímero, gratificante y en ocasiones, perjudicial. Hablo de pactos bajo las mantas y de promesas en servilletas. Hablo de que cada recuerdo es una historia por contar, de que cada olor trae imágenes a la mente, y de que las imágenes valen más que cualquier tontería que yo te pueda contar. Hablo de olvidarnos del otoño de caídas, y de la primavera de renaceres. Reinventarnos poco a poco. Quemar la noche, y también el tráfico. Que me olvide del tiempo, y te escriba mil cartas, para que luego las leas en tu cama. Que las pegues en la pared, y escribas algún que otro verso en tu almohada. Hablo de jugar a ser originales, y también impredecibles.

lunes, 2 de enero de 2012

-Te quiero.
+(Ajám, me parece genial. Pero ¿qué quieres? ¿Que yo también te diga que te quiero? Mira, majo, te he dado muchísimas oportunidades, y tú siempre me has dejado tirada por otras. Siempre las has preferido a ellas antes que a mí. En realidad, a cualquiera. Preferías pasar la tarde con los subnormales de tus amigos y las furcias de tus "amigas" antes que sentarte en un sofá conmigo y ver una peli abrazados; preferías pasar la noche en una discoteca y que cualquier puta barata se te acercara y empezara a restregarse contra ti antes que mis besos al dormir. Preferías todo eso antes que estar conmigo. ¿Y ahora quieres que yo te corresponda tus "sentimientos"? Niño, no seas falso y vuelve a tu casa para que tu madre te eduque bien. A ver si escuchándola alguna vez cambias un poco esa actitud tan inmadura e irresponsable que tienes. Me das pena, joder. Vete a la mierda y no vuelva hasta que sepas lo que de verdad significa la palabra "amor") Y yo a ti...