Páginas vistas en total

sábado, 21 de enero de 2012

Por eso no me gusta hablar de amores imposibles, sino de amores improbables, porque lo improbable es por definición probable lo que es casi seguro que pase es que pueda pasar. Mientras haya una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase, MERECE LA PENA INTENTARLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario